Corregir defectos…

¿Corregir defectos o fomentar cualidades?

 

¿Corregir defectos o fomentar cualidades? Es difícil convencerse, en la educación de nuestros hijos y en el trato con nuestro cónyuge, que fomentar cualidades es siempre mucho más rentable que corregir defectos; y que lo mejor que puede hacerse con los defectos es… ignorarlos.

Para los más recalcitrantes, me limito por ahora a transcribir, literalmente, el experimento que recoge Elisabeth Lukas.

… Leer más


  Escrito por:

Diez principios y una clave para educar correctamente (1: Educar no es sencillo).

Un derecho-deber irrenunciable.

Padre y madre son, por naturaleza, los primeros e irrenunciables educadores de sus hijos.

Es cierto que, en los momentos actuales, a veces da la impresión de que bastantes de ellos ignoran este derecho-deber y, de ordinario, sin ser del todo conscientes de estar haciéndolo.

Pero esta especie de resistencia resulta más que comprensible.

… Leer más


  Escrito por:

La nieta que se nos fue al Cielo.

Inesita.

Porque quizás a alguien le ayude, querría contar algunos detalles del tránsito por la tierra de nuestra nieta Inés, que, gracias a Dios, fue tan breve como maravilloso.

María, nuestra hija mayor, y Angelma, su esposo, tienen tres hijos varones.

Como estaba previsto, el domingo, 10 de mayo de 2015, María dio a luz a su cuarto-quinto hijo, la primera niña.

… Leer más


  Escrito por:

Para ayudar a mejorar…

Querer que sea… y que sea bueno.

Junto a la afirmación en el ser de la persona querida —¡es maravilloso que existas!—, el auténtico amor busca su verdadero bien: procura por todos los medios que mejore como persona y, como consecuencia, que sea más y más feliz.

… Leer más


  Escrito por:

Defectos, ¿limitaciones?, ¡diferencias!

¡Distingue y triunfarás!
Si nos tomáramos en serio…

Si nos tomáramos en serio la tan repetida afirmación de que cada persona es única e irrepetible, habríamos de concluir, en primer término, que todos somos diferentes a… todos los demás.

Y diferentes en todo, también en nuestros defectos, en nuestras limitaciones… ¡y en nuestras diferencias!

Pero una cosa es saberlo y otra vivirlo.

… Leer más


  Escrito por:

Corregir defectos… (y 2)

Perder y ganar

¿Por qué, si está más que comprobado —y quien más quien menos tenemos experiencia propia— que fomentar cualidades es más estratégico que corregir defectos, nos empeñamos en centrar casi toda nuestra atención en estos últimos?

Y eso, tanto en la educación de nuestros hijos como en el trato con nuestro cónyuge.

… Leer más


  Escrito por:

CON LA FUERZA DE LA FAMILIA (I)

1. Aventureros

Al comparar el vigor educativo de la familia con el influjo de las restantes fuerzas sociales, son cada vez más los que adoptan una actitud de defensa. Y es fácil comprenderlos. Desde hace ya decenios, y de manera progresiva, la familia se ha visto transformada en el centro de los ataques de toda una civilización.

… Leer más


  Escrito por:

CON LA FUERZA DE LA FAMILIA (II)

4. Desde la familia

El camino hacia la civilización del amor lo compone, pues, la familia, si en efecto luchamos para que sea lo que es, si en su seno nos esforzamos por forjar auténticas personas: principios y términos de amor, con personalidad singular, irrepetible.

… Leer más


  Escrito por: