Mi vida era muy cómoda en todos los aspectos…

… me arrastró más la curiosidad que la certeza de que fuera, en parte, mi asidero para lo que se me venía. Una vida mucho más maravillosa, pero ciertamente con muchos más retos.

 

Agradezco la oportunidad que me dan de compartir mi testimonio acerca del máster de ciencias de la familia.
Quiero decirles que el haber podido profundizar en los conceptos que se explican en este máster, marcó, sin haberlo sabido ni pretendido, mi vida para bien.
Cuando empecé a estudiarlo, mi vida era muy cómoda en todos los aspectos: me sobraba tiempo, económicamente podíamos pagarlo, sentía que no lo necesitaba tanto… Me arrastró más la curiosidad que la certeza de que  fuera, en parte, mi asidero para lo que se me venía. Una vida mucho más maravillosa, pero ciertamente con muchos más retos. Considero  que si no hubiera sido por la preparación que me dieron en estos estudios, quizá no estaría enfrentando esos desafíos con la misma fortaleza con que ahora lo estoy haciendo.
En la parte final del máster, y después de varios años de no tener bebés, nos llegó la noticia de que esperábamos otro hijo. A los ocho meses de que naciera, nos enteramos de que sufrió un infarto cerebral, dejándole una hemiplejía y muchas terapias de rehabilitación por delante.
Hoy por hoy, este niño va de maravilla, su rehabilitación ha sido un proceso maravilloso, lleno de bendiciones, de gente sabia y amorosa que lo ha ayudado muchísimo.
Sin embargo, he de confesarles que, a pesar de la fe, del cariño, en momentos como estos, para sacar adelante a la familia entera, hay que echar mano de todos los recursos que están a nuestro alcance. Cuidar la relación matrimonial, la estabilidad emocional de uno mismo y de los demás hijos, hacerle frente a la situación de la mejor manera posible… Estoy segura de que no me hubiera sido posible, si no hubiera profundizado en el verdadero significado de la persona, de la vida, de la felicidad, si no me hubieran recordado la importancia del amor conyugal. Créanme, amigos, que todas las lecciones del máster siento que las he vivido en carne propia y me han dado la receta para salir avante de las situaciones dolorosas y difíciles por las que, tarde o temprano y de una forma u otra, todos pasamos.


  Archivado en:: Testimonios