Virtud: ¿a alguien le suena?

Sin duda, virtud es una palabra poco usada en la vida diaria, que para muchos carece de un significado preciso.

En el contexto del matrimonio, desde un punto de vista mera­mente descriptivo, y tomán­dola en el mejor de sus senti­dos, virtud es todo lo que uno querría encontrar… ¡en el otro! (¡no fal­taría más!). Lo que equivale, en forma negativa y más gráfica y cotidiana, a aquello cuya ausencia nos echa en cara el cónyuge cuando discutimos.

… Leer más


Escrito por:

Il fondamento di ogni azione educativa

Padre e madre sono, per natura, i primi e irrinunciabili educatori dei loro figli.

Tuttavia, oggigiorno, si ha a volte l’impressione che fingano di ignorarlo. Non solo cercano aiuto ma chiedono, con maggiore o minore consapevolezza e chiarezza, di essere sostituiti in questo compito non delegabile.

… Leer más


Escrito por:

I primi tre principi dell’educazione

«Primum vivere…»: insegna più la vita che qualsiasi teoria

I bambini tendono ad imitare le attitudini degli adulti, specialmente di quelli che amano o ammirano. In concreto, non perdono mai di vista i genitori, li osservano di continuo, soprattutto nei primi anni. Vedono anche quando non guardano e ascoltano anche quando sono o sembrano super-occupati a giocare. Possiedono una specie di radar, che intercetta tutte le azioni e le parole intorno a loro.

… Leer más


Escrito por:

The True Face of Love (I)

To defraud oneself of love is the most terrible, is an eternal loss, for which there is no compensation either in time or in eternity.

In other words: it is the most terrible deprivation of all, and if it is not restored, it cannot be made up for in this life or in the future.

These words from Kierkegaard, written over a century and a half ago, have not lost any of their relevance; on the contrary, they are even more current, relevant, suggestive, and piercing now than when they were first written.

… Leer más


Escrito por:

The True Face of Love (II)

The goods of the beloved are reduced to two

I suggested earlier that the nucleus of this text would consist in clarifying the following question: what should be the good I desire and pursue for my beloved? How do I give concrete expression to my love for the other, for others?

As we prepare to answer, two paths open up before us: that of analysis and that of synthesis.

… Leer más


Escrito por:

The True Face of Love (III)

Loving someone “always” means wanting them to improve

Along with the unconditional desire for the beloved to live, to be, love wants the beloved to be good, to live well, in the best of the senses that the classical Greeks used this expression, which has little to do with today’s living the good life.

In fact, the most sublime summary of all that we could aim for when we truly love someone is for them to reach the plenitude to which they are called. And this, in direct and simple terms, while yet deep and full of purpose, is said in few words: “Be good!”

… Leer más


Escrito por:

The True Face of Love (IV)

♫ You, only you ♫

The giving of one’s own self is the most realistic culmination fo love. I usually express the issue as follows: when affection increases the lover’s keenness of understanding and capacity to see, he discovers all the wonder that the beloved holds virtually in her interior and the adventure of improvement that awaits her.

And then, usually without words, but with his own life, he can only say:

— It is worthwhile for me to put myself totally at your service so that you reach that wonder of perfection and beauty that you are called to be and that my love has enabled me to discover in you!

… Leer más


Escrito por:

El perdón, un seguro de vida para el matrimonio

Murmura, murmura… que algo queda

En realidad, el título de este epígrafe me lo ha sugerido el comentario de un buen amigo que, a veces, con una sonrisa de complicidad, cuando nos disponemos a tomar juntos una copa o pasar un rato de charla, comenta con gracia:

— ¡Vamos a murmurar, que eso une mucho!

Lógicamente, como el lector habrá intuido, es entonces cuando nadie murmura en absoluto. Pero la idea que pretendo transmitir ahora es la que aparecerá en el primer subtítulo de este apartado: que los desaires o desafectos arruinan el amor y el matrimonio cuando, en lugar de darles la salida oportuna, se guardan dentro de uno, se incuban, se engrandecen, se de-forman… y acaban por trans-formarse en un peso imposible de soportar.

… Leer más


Escrito por: ,

Padres ejemplares (La primera condición para educar correctamente)

A modo de introducción: Cavilaciones de una madre “de andar por casa” sobre los “padres ejemplares” (Por Marta Román)

Vaya título: “Padres ejemplares”.

Anda que no habré escuchado veces… Que si Fray Ejemplo… Que si los críos se enteran de todo…

¡Qué más quisiera yo que ser una madre ejemplar!

A mí ser madre me ha convertido en madre, pero de ahí a que me haya convertido en “ejemplar”, va un abismo. Soy más bien, “madre de andar por casa”.

Pero vamos, que no soy la única. Miro a los matrimonios amigos y son buena gente, pero de eso a “padres ejemplares”… Son más bien, “padres de andar por casa”.

Claro, que Tomás Melendo no da ningún “ejemplo de padres ejemplares”. ¿Será que no los hay? Sólo se refiere al ejemplo de cada uno para con sus hijos. A lo mejor es que ser padres ejemplares no es ser “padres técnicamente perfectos”. A lo mejor es algo al alcance de cualquier padre de andar por casa. Conociendo a Tomás, no me extrañaría.
 

… Leer más


Escrito por: ,

¡Claro que el amor es «lo que importa»!

A modo de introducción: Bodas “De etiqueta” y bodas de “Sí, quiero” (Por Marta Román)

Qué manía le ha dado a todo el mundo con poner etiquetas a las bodas y a lo que de ellas se deriva, es decir, a las familias. Hoy en día se reducen a dos: “Tradicional”, que me suena a “aburrimiento”, y “Nueva”, que me suena a “guay”.

En este artículo, Tomás Melendo me rompe ese esquema y me da otra visión más real y, sobre todo, más profunda de lo supone decir “Sí, quiero” en la vida de dos personas. Lo expresa como un “acto único” que, dicho “en cristiano”, significa lanzarse a la aventura, perder el miedo o algo así. La boda es la acción concreta que marca un antes y un después, y el verdadero “sí, quiero” es el que capacita a dos personas para hacer posible lo imposible.

La verdadera boda no tiene etiqueta y es propia de la gente de hoy o de antes, pero gente lanzada, abierta a nuevas experiencias y aventurera: que apuesta al “todo o nada”, que cree que el amor es lo importante, que arriesga, que desafía miradas de hipocresía ante la llegada de un nuevo hijo y con franca sonrisa dice —y se dice— “a su casa viene”. Gente que lo mismo va vestida de marca, que de Zara, que de hippy. Que lo mismo lleva rastas que se plancha el pelo.

… Leer más


Escrito por: ,